España - Tribunal Supremo, 24 febrero 2012, Nº 1197/2011

País de la Sentencia:
País del Solicitante:
Número de Registro de la Sentencia:
24-02-2012
Número de Registro de la Sentencia:
1197/2011
Nombre del Tribunal:
Tribunal Supremo. Sala de lo Contencioso sección 3, (ponente: María Isabel Perelló Doménech)
Relevant Legislative Provisions:
National / Other Legislative Provisions:
Spain - Ley 5/1984, de 26 de marzo, reguladora del derecho de asilo y de la condición de refugiado (Act regulating the right to asylum and refugee status)
Spain - Royal Decree 203/1995
Spain - Asylum Law 12/2009
Printer-friendly versionPrinter-friendly versionPDF versionPDF version
Extracto: 

El caso se refiere a un recurso de casación ante el Tribunal Supremo interpuesto por la recurrente contra la decisión de la Audiencia Nacional denegatoria del asilo.

La recurrente es nacional de Nigeria y alega haber salido de su país a causa de unos enfrentamientos armados entre el grupo al que ella pertenece (los Massob) y otros grupos armados. Tras una manifestación organizada por los Massob para reivindicar la libertad y la independencia del grupo, el gobierno toma represalias contra los manifestantes, matando a diversas personas. Por lo tanto, decide huir del país junto con su marido y su hija de un año de edad. Durante el trayecto en patera desde Marruecos hacia España, su hija fallece. Por este motivo, el Tribunal Supremo reconoce a la recurrente el derecho a permanecer en España por razones humanitarias.

Hechos: 

La recurrente es nacional de Nigeria y en la solicitud alega pertenecer al grupo de los Massob. Afirma haber decidido dejar Nigeria, junto con su marido y su hija de un año de edad, porque temía por su vida. En efecto, fundamenta su temor de persecución en los enfrentamientos armados existentes entre los Massob y otros grupos armados en su ciudad de origen. Aduce que, tras una manifestación organizada por los Massob para reivindicar la libertad y la independencia del grupo, el gobierno toma represalias contra los manifestantes, matando a diversas personas, entre ellas los padres y un hermano de su marido. Así que manifiesta temer por su vida en caso de retorno a Nigeria. Durante el trayecto en patera desde Marruecos hacia España fallece su hija de un año y tres meses.

La solicitante aporta al expediente el informe psicológico emitido por Cruz Roja, en el que se certifican el estado de shock, la depresión aguda y la crisis de ansiedad sufridos por la propia recurrente al momento de su llegada a España. Efectivamente en el informe se describe la grave situación psicológica que la solicitante presenta como consecuencia    del trauma causado por la muerte de su hija de hambre y sed durante el trayecto en patera, y por haber tenido que tirar su cuerpo al agua, así como el de otras personas de la misma patera que también murieron durante la travesía.

Adjunta también un escrito de ampliación de alegaciones, en el que manifiesta estar embarazada.

Fundamentos de Derecho: 

El Tribunal Supremo confirma la denegación del asilo, al considerar que el relato de persecución de la recurrente presenta contradicciones y no revela datos contrastables.

Con lo cual, el órgano decisorio corrobora la sentencia de la Audiencia Nacional impugnada y la fundamentación de la misma, al considerar que las alegaciones de la recurrente no permiten concluir la existencia de un temor de persecución personal ni siquiera de forma indiciaria. En efecto, la Audiencia Nacional cuestiona la existencia, credibilidad y veracidad de los hechos alegados y, sobre todo, las contradicciones entre lo manifestado por la recurrente y lo relatado por su marido. Asimismo, argumenta no haberse aportado alguna explicación lógica sobre las contradicciones apreciadas, ni algún elemento de prueba idóneo que demuestre la certeza y credibilidad de lo manifestado y, por lo tanto, que aclare las dudas reseñadas en el Informe de Instrucción.    

Lo que lleva a la Sala del Tribunal Supremo a excluir la subsistencia de un fundado temor de persecución y a denegar cualquier forma de protección internacional a la recurrente.      

Entre los motivos de casación de la decisión de la Audiencia Nacional, la recurrente afirma que las posibles discrepancias y contradicciones existentes entre su relato y lo de su marido derivan de la desorientación vivida por ambos, sobre todo como consecuencia del sufrimiento vivido y el trastorno psicológico sufrido por la muerte trágica de su hija. Alega que la carga emotiva ha influido en la narración y la manifestación del relato de persecución.

Con lo cual, el Tribunal Supremo, si por un lado confirma la decisión de la Audiencia Nacional en lo relativo a la denegación del asilo, por otro, reconoce la subsistencia de las circunstancias que permiten autorizar a la recurrente y a su hija menor nacida en España a permanecer en territorio español por razones humanitarias.   

En efecto, tras un excurso de la evolución legal del concepto de “razones humanitarias” como causa de permanencia en España y en virtud del informe psicológico de Cruz Roja (que el TS considera ser un informe objetivo emitido por una institución que desarrolla su actividad bajo la protección del Estado español), el TS anula la sentencia de la Audiencia Nacional en el extremo relativo a la denegación de la permanencia de la recurrente en España por razones humanitarias. 

Fallo: 

Se declara haber lugar al recurso de casación interpuesto por la recurrente contra la sentencia de la Audiencia Nacional. Se estima parcialmente el recurso contra la resolución del Ministerio de Interior denegatoria de la condición de refugiado. Se reconoce el derecho de la recurrente y por extensión de su hija nacida en España a permanecer en España por razones humanitarias.

Comentarios/Observaciones: 

El objeto del presente recurso de casación es la sentencia de la Audiencia Nacional (Sección 8ª) de 7 de febrero de 2011, que ha desestimado el recurso contencioso-administrativo número 669/2009 interpuesto contra la Resolución del Ministro del Interior de 6 de octubre de 2009, con la que se denegaba el reconocimiento de la condición de refugiado.

Es interesante el excursus que realiza el Tribunal Supremo sobre la evolución de la protección internacional por razones humanitarias del artículo 17,2 de la Ley de Asilo de 1984 modificada en 1994.

Durante muchos años  dicha protección estuvo vinculada a supuestos que hoy en día entrarían en la calificación de protección subsidiaria. Pero a partir de 2003 y más abiertamente de 2005 (por modificación reglamentaria que no legal y, sobre todo, por vía  jurisprudencial) el sistema español de asilo pasó a distinguir dos posibilidades de protección por razones humanitarias:

- una, la ya citada y referida a las razones humanitarias relacionadas a una situación de riesgo, conflicto, inestabilidad

o peligro para los derechos básicos de la persona solicitante

- y otra (nueva) referida a cualquier caso en que a la vista de las circunstancias personales del solicitante, se aprecien razones humanitarias (sin vinculación con la condición de refugiado o la protección subsidiaria).

Por fin, la nueva Ley de Asilo de 2009, configura un sistema de "protección subsidiaria" en total concordancia con la Directiva de reconocimiento y mantiene además la autorización de permanencia por razones (meramente) humanitarias.

Otras Fuentes citadas: 

Informe psicológico de Cruz Roja

Case Law Cited: 

Spain - Supreme Court, 18 November 2005, No. 5194/2002

Spain - Supreme Court, 16 June 2008, No. 1759/2005

Spain - Supreme Court, 30 May 2007, No 353/2005

Spain - High National Court, 17 December 2003

Spain - Supreme Court, 22 December 2006, No. 2956/03

Spain - Supreme Court, 4.11.2005, No. 4752/2002